Show simple item record

dc.contributor.advisorDonoso, Juan Pablo
dc.contributor.authorGonzález Guajardo, Mariana
dc.contributor.editorFacultad de Humanidades y Educación
dc.contributor.editorEscuela de Periodismo
dc.date.accessioned2017-12-29T14:37:38Z
dc.date.available2017-12-29T14:37:38Z
dc.date.issued2007
dc.identifier.urihttp://repositorio.unab.cl/xmlui/handle/ria/5008
dc.descriptionTesis (Licenciado en Periodismo)es_CL
dc.description.abstractEl teatro no sólo lo hacen los actores, también considera dentro de su círculo a los espectadores y el resto de personas que participan en el montaje, entiéndase iluminador, escenógrafo, tramoyas, etc. El rol que juega el público en esta expresión artística es fundamental. Es, precisamente, el espectador el motor de toda expresión dramática. La intención primordial del teatro, de emocionar por medio de la representación, es imposible de imaginar sin el aplauso o repudio de un receptor. Además, el teatro provoca ese estado de catarsis tanto en los actores corno en los espectadores. Ése efecto de "purificación" se refiere a la tensión que libera el público durante la representación. En otras palabras, el espectáculo debe producir en el público sensaciones que los libere de estas emociones a fin de que salgan del teatro sintiéndose limpios y elevados, con una alta comprensión de los caminos del hombre. En Chile existen muchas compañías, escuelas y agrupaciones que hacen teatro de varios tipos, pero no pertenecen a una rama artística masiva. ¿Es esto positivo o negativo? No lo podremos determinar, aunque pareciera ilógico que tratándose de un espectáculo que fue creado para el pueblo, éste no asista o no pueda hacerlo. En nuestro país, el teatro ha tenido altos y bajos de audiencia. Aún pareciera ser un pasatiempo de elite, o de un grupo de personas que cuenta con un nivel intelectual más desarrollado. Ese estigma se produce ya que el arte de representar siempre se ha vinculado con la literatura escolar obligatoria, o con el exceso de experimentación teatral que existe en la actualidad. Estos factores provocan que las personas crean que las tablas son aburridas o sólo para algunos entendidos. Hacer teatro en nuestro país es caro; disfrutarlo, igual. Las compañías, para poder solventar sus gastos, deben cobrar un monto que muchas veces no está al alcance económico del ingreso del chileno medio. Por este motivo, el teatro en Chile ha tenido que competir con otras formas de entretenimiento. El cine, la televisión, los espectáculos musicales y hasta los eventos deportivos son mucho más atractivos para los consumidores que una mera pieza artística.es_CL
dc.language.isoeses_CL
dc.publisherUniversidad Andrés Belloes_CL
dc.subjectTeatroes_CL
dc.subjectChilees_CL
dc.titleTeatro para todoses_CL
dc.typeThesises_CL


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record